Navigation
bioVDG

Víctor De Gennaro – Mi trayectoria

 

Nací en Lanús el 29 de septiembre de 1948. Hijo de Víctor Norberto “Nene” y Nélida Chacón “Bocha” que acaba de cumplir sus 90 años. Tengo tres hijos con Virginia: Lucía, Leonardo y Julieta, y dos nietos: Vera y Agustín.

En 1965 terminé mis estudios de maestro normal nacional en la escuela Antonio Mentruyt de Lomas de Zamora, y en 1966 comencé a trabajar en la Secretaría de Minería de la Nación, donde trabajaba mi viejo, y por supuesto también entro a trabajar años después mi hermano Eduardo.

Mis primeras experiencias militantes fueron con mi amigo; “Quique”, como alfabetizadores de adultos en Villa Ilasa, en la parroquia del cura Remigio y luego en el Centro Urbano Nueva Parroquia donde conocí al inolvidable José De Luca.

1. Mis primeros pasos en ATE: ANUSATE y la lucha contra la dictadura militar.

En 1973, fui elegido Secretario General de la Junta de Delegados de ATE de Minería. En 1975 fui electo como vocal en el Consejo Directivo Nacional de ATE, y luego de la rebelión del 27 de junio, cuando echamos a López Rega y Rodrigo, y separamos del cargo al secretario general de ATE Capital, me tocó la responsabilidad de asumir la Secretaría Gremial y de Organización de esa seccional.

Con el golpe de 1976 llegó la persecución al conjunto de los trabajadores. Me prescindieron en mi puesto de trabajo y me separaron del cargo gremial, por lo que empecé a trabajar como diariero en un kiosco. Pero a pesar de todo no pudieron impedir que nos organizáramos para la resistencia a la dictadura genocida. En diciembre del ’77, con un grupo de compañeros encabezados por Héctor Quagliaro, nos reunimos y fundamos la agrupación ANUSATE, cuya tarea fue recuperar ATE de la cúpula sindical cómplice de la dictadura, reorganizar la CGT que estaba prohibida y derrocar al gobierno ilegal para que volviera la democracia a nuestro país.

En 1979, formando parte de la “Comisión de los 25”, hicimos la primera huelga general contra la Junta Militar gobernante.

Participé de la Mesa Nacional de Agrupaciones Gremiales Peronistas en nombre de ANUSATE y en 1981 participamos de la gran marcha de San Cayetano pidiendo “Paz, Pan y Trabajo”. El 30 de marzo de 1982, realizamos la marcha hacia la Plaza de Mayo al grito de “se va acabar la Dictadura militar” que fue respondida con una feroz represión. Pero el gobierno militar tenía ya los días contados. En 1983, con el regreso del gobierno constitucional, se hizo más palpable la lucha por la democratización de los sindicatos.

2. La Recuperación de ATE y la democratización del sindicato

El 6 de noviembre de 1984 se realizaron las elecciones en ATE en las que resulta vencedora nuestra Lista Verde-ANUSATE y fui electo Secretario General del gremio a nivel nacional conjuntamente con el compañero Manuel Sbarbatti como Secretario Adjunto, y en la seccional Capital Germán Abdala como su Secretario General.

Comenzamos un proceso donde no sólo terminamos de pagar todo el endeudamiento y el fraude que había existido en nuestro sindicato, sino que triplicamos los afiliados e inauguramos nuevas obras. Logramos recuperar y reconstruir el gremio. Elegimos miles de delegados y sancionamos uno de los estatutos más democráticos. En 1985 fui electo presidente de la Confederación Latinoamericana de Trabajadores Estatales (CLATE), lugar desde donde resistimos las políticas de avasallamiento neoliberales que se iniciaban en los países latinoamericanos. En 1986 tuve el honor de ser miembro de la presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

En 1986 en el Congreso Normalizador de la CGT luego de ser recuperada, fui electo en su conducción ocupando la sexta vocalía asumiendo el Departamento de la Juventud, encabezados por Saúl Ubaldini como Secretario General.

La asunción de Carlos Menem en 1989 y el inicio de su plan de políticas públicas neoliberales en el marco de la caída del campo socialista, sellaron un giro en la historia de todos. Frente a la ola privatizadora, frente al aumento de la pobreza y la desigualdad, y frente a todas las miradas conformistas y cómplices de gran parte de la dirigencia política, decidimos romper con el Partido Justicialista (desafiliándome), y dar pelea contra esa realidad ante la cual parecía no haber escapatoria. Generamos el primer embrión de resistencia con el Encuentro de Villa María, Córdoba, y la conformación del “Grupo de los 8” a nivel partidario.

Y al dividirse la CGT en el teatro San Martín, optamos por ser consecuentes y seguir con el sector de la CGT encabezado por Saúl Ubaldini, y en el Congreso de Micro estadio de Boca Juniors, fui electo como Secretario de Prensa de dicha CGT Azopardo, que realizaría su ultimo paro nacional contra las privatizaciones el 19 de noviembre de 1990.

3. La Marcha Federal, la creación de la CTA y el FRENAPO

El 17 de diciembre de 1991 sonó, estruendoso, el “Grito de Burzaco”. Cientos de compañeros decidimos “transformar la bronca en esperanza” y dar los primeros pasos de una nueva forma de concebir el movimiento sindical durante el encuentro de los trabajadores en Rosario en abril de 1992.

Luego de realizar plenarios en todo el país, fundábamos el Congreso de los Trabajadores Argentinos el 14 de Noviembre en 1992, en Parque Sarmiento (Buenos Aires). El 6 de julio de 1994 llegábamos en la histórica Marcha Federal, que reunió en la Plaza de Mayo a miles y miles de argentinos provenientes de todos los rincones del país. Allí llamamos al paro nacional del 2 de agosto, que fue contundente a lo largo y ancho de la Patria. En 1996 dimos nacimiento formal a la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), consolidando la lucha de todos esos años, un verdadero hito histórico del movimiento obrero.

Tuve el orgullo de ser electo Secretario General acompañado por la compañera Marta Maffei como Secretaria Adjunta, y luego del reconocimiento de la Inscripción Gremial por parte del Ministerio de Trabajo ratificado por el voto directo de los afiliados en el año 1998. Cargos para el que fuimos reelectos conjuntamente hasta el 2006.

Luego de la asunción del gobierno de Fernando de la Rúa en 1999, y con una crisis política, económica y social cada vez más honda, el 26 de julio del 2000 comenzamos la Marcha Grande del Trabajo, caminando desde la ciudad de Rosario, pueblo por pueblo, hasta llegar al Congreso de la Nación con miles de firmas exigiendo una consulta popular.

Al negarse a convocarla los poderes del estado resolvimos fundar el Frente Nacional contra la Pobreza (FRENAPO), el cual aglutinó a diferentes expresiones del campo popular que buscaban detener el avance de las políticas de ajuste para los argentinos.

Tuve el privilegio de ser protagonistas del primer Foro Social Mundial realizado en Porto Alegre (enero 2001) donde nos dimos cita miles de resistentes del mundo para señalar que otro Mundo es Posible, y convocamos a la primer manifestación conjunta con la CUT de Brasil, y el PIT-CNT de Uruguay en junio del 2001 marchando desde el Congreso de la Nación hasta el Sheraton Hotel contra la firma del preacuerdo del ALCA en la reunión de los ministros de Economía de América.

Realizamos una consulta popular entre el 14 y el 17 diciembre de 2001, acerca de tres propuestas: un Seguro de Empleo y Formación para cada desocupado, una Asignación Universal por Hijo y otra para los mayores de 65 años que no percibían jubilación ni pensión. Tres millones cien mil personas votaron positivamente la propuesta del FRENAPO. La gente se apropió de las ganas de votar. Y quizás nuestro mérito fue haber posibilitado, frente a tanta mediocridad política, plantear el verdadero problema de los argentinos, que era el hambre, la desocupación y la pobreza.

Dos días después De la Rúa decretaba el Estado de Sitio rechazado por la manifestación popular en todo el país el día 19 y como CTA convocamos al paro nacional del 20 de diciembre de 2001 marchando al Congreso para que este lo impugnara definitivamente.

2002 fue un año intenso. Se realizaron más luchas y movilizaciones que el año anterior y culminamos el 29 de mayo realizando el primer paro nacional convocado solamente por nuestra central: la CTA, lo cual constituyó una consolidación cualitativa y nuestro reconocimiento definitivo.

En julio marchamos con todas las organizaciones populares hacia la Plaza de Mayo repudiando los asesinatos de Kosteki y Santillán, apostando por la vida y la unidad de nuestro pueblo.

Desde el 2001 hasta el 2005 fuimos parte de la Alianza Social Continental contra el ALCA y allí protagonizamos el rechazo definitivo al acuerdo y la apuesta convencida a la unidad latinoamericana, echando a Bush de la Argentina, en Mar del Plata en el marco de un paro nacional de la CTA en todo el país.

4. La Constituyente Social,  Comisión Provincial por la Memoria y mi participación como Consejero Superior en la Universidad de Lanús y la Cátedra sobre el Movimiento Obrero

Sentíamos que no alcanzaba solamente con decir lo que no queríamos: había que avanzar en lo que sí queríamos. Por eso empezamos a transitar el camino para protagonizar una nueva experiencia política en la Argentina: el camino hacia una “Constituyente Social”. Era la propuesta de un proceso continuo de debates, intercambios, enfoques, articulaciones y construcciones colectivos que fueran capaces de desarrollar una estrategia de poder integral para la unidad popular. El 24 de octubre de 2008 hicimos el Primer Encuentro Nacional hacia la Constituyente Social en Jujuy, y lo replicamos en 2009 en Neuquén.

En ese período fui elegido miembro de la Comisión Provincial por la Memoria que presiden Adolfo Pérez Esquivel y Aldo Etchegoyen.

Asimismo, desde 2008 soy Consejero Superior de Universidad Nacional de Lanús (UNLa), encabezado por su rectora la compañera Dra. Ana Jaramillo y en representación de la comunidad. En la misma universidad coordino conjuntamente con Horacio Meguira y Horacio Fernández la cátedra “Historia del Movimiento Obrero. Una aproximación desde los trabajadores”, que se dicta como materia optativa de la carrera de licenciatura en Ciencias Política.

Por su parte, y también desde 2008, soy integrante del Consejo Honorífico del Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas creado por la Comunidad Mapuche.

5.Diputado Nacional y Candidato a Presidente

En 2011, luego de la constitución del partido Instrumento Electoral por la Unidad Popular en la provincia de Buenos Aires, fui primer candidato de la Lista del FAP siendo elegido diputado de la Nación por dicha provincia.

Me incorporé al Bloque de Unidad Popular que preside Claudio Lozano (CABA) y en ese momento constituido por Graciela Iturraspe (Provincia de buenos Aires), Liliana Parada (CABA) y el compañero Antonio Riestra (Santa Fe).

En el Congreso, frente a la voz única y al secreto, decidimos ponderar las audiencias públicas como espacio para escuchar todas las voces en forma amplia. De esos encuentros surgió el contenido de los proyectos que presentamos a lo largo de estos años. Son proyectos ampliamente discutidos y revisados. La presentación de los mismos también fue pública. Frente a las sesiones cerradas, nosotros quisimos restituir la conexión necesaria que tiene que haber entre el “afuera” y el “adentro” de las instituciones. Entre los representantes y el pueblo. Entre el Congreso y la calle. En virtud de ello, la movilización y los actos públicos fueron la forma de expresar esta construcción.

En 2013, realizamos el Congreso Fundacional de nuestro partido nacional en el Micro Estadio del Club Lanús y fue finalmente reconocido…… siendo elegido su Presidente al igual que todos los demás compañeros para sus cargos por el voto directo y secreto de los afilados de las distintas provincias.

Y, en 2015, fui precandidato a Presidente de la Nación por el Frente Popular.

Vivo en el barrio donde me crié, aunque ahora cada vez más en tránsito hacia Almagro-Caballito donde vive mi compañera Silvina hasta que decidamos un lugar definitivo donde asentarnos.

En el presente, seguimos en la tarea de consolidar a lo largo y ancho de nuestra Patria una voluntad política organizada para que los argentinos definamos nuestro futuro y podamos ser felices. Nos estamos animando a soñar con un país diferente.