• 08-09-16-libro-cajade-2

    Se presentó el libro “Padre Cajade: el santo de los pibes de la calle”

    Este jueves 8 de septiembre se presentó el libro del escritor y periodista Pablo Morosi que relata la vida y obra del fallecido militante popular y referente del Movimiento Chicos del Pueblo, organización destinada a la contención y ayuda a los chicos en situación de calle. Entre otros, estuvieron presentes en el anfiteatro Eva Perón de la Asociación Trabajadores del Estado, su Secretario General, Hugo Godoy, y el presidente de Unidad Popular, Víctor De Gennaro.

    El anfiteatro Eva Perón de la sede nacional de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) fue el escenario en el que hoy se recordó a Cajade, un cura reconocido fundamentalmente por su trabajo con los chicos de la calle en la ciudad de La Plata. Allí se dieron cita militantes históricos y compañeros que alguna vez compartieron movilizaciones y el trabajo en el territorio con “el santo de los pibes de la calle”.

    08-09-16-libro-cajade-1

    La actividad de lanzamiento del libro Pablo Morosi comenzó con la proyección de un emotivo material audiovisual compuesto por imágenes y testimonios del propio sacerdote platense.

    A continuación, el autor del libro realizó una breve presentación de la obra y su protagonista: “Fue un luchador que tuvo que combatir el conservadurismo de la Iglesia”. En este sentido, y marcando una fuerte diferenciación con la institución religiosa de décadas pasadas, Morosi destacó ciertos avances impulsados por el Papa Francisco.

    Le siguió la intervención del presidente de Unidad Popular, Víctor De Gennaro, quien construyó junto al recordado sacerdote uno de los principales pilares de resistencia popular contra el neoliberalismo en la década del ’90.

    “Era un hombre formidable que creía que la pelea era por construir el cielo en la tierra”, señaló De Gennaro, quien agregó: “Mientras lo leía, en un par de momentos estuve a punto de quebrarme de la emoción”.

    A su vez, el diputado nacional (mandato cumplido) y dirigente histórico de la CTA expresó: “Para Cajade era inconcebible que haya un pibe con hambre o marginado, una realidad que tristemente se repite hoy día”.

    Luego fue el turno del militante popular, hoy afincado en La Pampa, Ricardo De Udaeta, criado en el emblemático Hogar del Padre Cajade de la ciudad de La Plata: “Después de transitar por varios institutos de menores y hundirme en el consumo de drogas, en 1999 caí en el hogar. A partir de ahí mi vida cambió rotundamente”.

    “Al igual que yo, muchos que no tenían una perspectiva de futuro salieron adelante”, expresó De Udaeta, quien agregó: “Gracias a esa experiencia hoy me siento con capacidad de modificar mi realidad, y eso fue producto de que alguien creyó en mí”.

    El cierre de la presentación estuvo en la voz del Secretario General de ATE, Hugo Godoy, quien resaltó: “El libro permite un acercamiento muy personal a Cajade”.

    “Él (Cajade) insistía continuamente en algo que era fundamental por aquellos primeros años de la CTA: detrás de cada pibe en la calle hay padres que están desocupados”, afirmó Godoy.

    Por último se realizó una apertura al debate en el que varios compañeros presentes recordaron anécdotas y experiencias personales junto al cura platense.

    La obra de Morosi relata en detalle los costados más íntimos de la vida personal y los aspectos más conocidos de la militancia popular de Carlos Cajade, a quien define ‘como mucho más de un simple clérigo´.

  • graficos

    De Gennaro despidió los restos de Raimundo Ongaro

    El presidente de Unidad Popular, Víctor De Gennaro, junto a Carlos Custer y Hugo “Cachorro” Godoy, asistieron ayer al velatorio de los restos del dirigente sindical Raimundo Ongaro fallecido el lunes a los 92 años de edad.

    ongaro

    Los restos de Ongaro, quien murió el lunes a la noche en su casa de Los Polvorines, en el municipio bonaerense de Malvinas Argentinas, fueron velados el martes entre las 10.00 y las 14.00 horas en la histórica sede de la Federación Gráfica Bonaerense “La Gráfica”), cuyos destinos condujo durante casi medio medio siglo.

    Entre quienes despidieron al dirigente sindical, muerto a las 92 años, se encontraba el ex titular de la CTA, Víctor De Gennaro, quien destacó a Ongaro como “la referencia ineludible y la conducta viva del sindicalismo de liberación”. “Raimundo fue la expresión de un sindicalista pleno, no sólo de una conducta personal intachable sino que, además, demostró que se puede vivir como un trabajador y tener orgullo de ser trabajador”.

    De Gennaro indicó además que aunque no lo conocía aún, “me llegó una frase de Ongaro que fue muy clara: ‘Es preferible honra sin sindicatos, que sindicatos sin honra’. Eso nos marcó como militantes de los trabajadores”.

    El velatorio finalizó pasadas las 14.00 horas y sus restos fueron trasladados para ser sepultados en el Cementerio de San Miguel.

    Co3B6ckXYAAldUv

    En 1968, durante la dictadura del general Juan Carlos Onganía, Ongaro creó la CGT de los Argentinos, como consecuencia de la ruptura de la central obrera que impulsó el metalúrgico Augusto Timoteo Vandor, ante la posibilidad cierta de perder la conducción.

    Ongaro respaldó, en 1969, desde su posición en la CGTA el alzamiento obrero de El Cordobazo, una protesta obrera que devino en un estallido social que puso en jaque al gobierno de Onganía.

    Tras esa gesta obrera fue detenido junto a dirigentes como Agustín Tosco, Elpidio Torres, y al recuperar su libertad daría su respaldo al movimiento Peronismo de Base.

    En septiembre de 1974, impulsó desde Tucumán la creación de una Coordinadora de Gremios en Lucha que apoya la lucha de los trabajadores de los ingenios azucareros en esa provincia.

    Su oposición al gobierno de María Estela Martínez de Perón determinaría que en 1975 fuera detenido y puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional en el marco del Estado de Sitio.

    En prisión recibió la noticia del asesinato de uno de sus hijos, Alfredo Máximo, a manos de la Triple A, y un intento de secuestro de otro de ellos.

    Pese a su negativa, y tras gestiones de sus familiares pudo dejar el país e iniciar un exilio que concluiría con la llegada de la democracia.

    Fuente: Agencia Télam